Páginas

miércoles, 18 de agosto de 2010

CARTAS DE LA CORTE

Dentro de los Arcanos Menores tenemos lo que se podrían denominar dos subgrupos: por un lado están las cartas numerales, que abarcarían desde el As hasta el Diez, en cada uno de los cuatro palos y en el otro lado tenemos lo que se conoce como las Cartas de la Corte, que son las que representan figuras humanas: Sota, Caballo o Caballero, Reina y Rey, también en cada uno de los cuatro palos.

Estas Cartas de la Corte presentan, para la interpretación, dos vertientes: en unas ocasiones pueden representar personas concretas y en otras situaciones. Cuando representan personas, se dan una serie de características comunes que se verán matizadas por el palo al que pertenezcan. En común tendrán el sexo y la franja de edad; esto quiere decir que las cartas van haciendo referencia a distintos segmentos o etapas de la vida humana, pero el palo remarcará algunas características de personalidad, siendo así que muchas personas han relacionado cada figura según el palo con los distintos signos del zodiaco.

Dándose así la consabida división de: Oros – signos de Tierra (Tauro, Virgo y Capricornio), Copas – signos de Agua (Cáncer, Escorpio y Piscis), Espadas – signos de Aire (Géminis, Libra y Acuario) y Bastos – signos de Fuego (Aries, Leo y Sagitario). De tal modo que, por ejemplo una figura de Corte de Oros tendría las características personales que se atribuyen a los signos de Tierra: trabajadores, materiales, prácticos, realistas, etc. y así sucesivamente. Quien tenga conocimientos de Astrología verá, según vaya conociendo las distintas cartas, que esa correlación con los signos astrológicos es muy evidente.

Las Sotas generalmente representan a niños o adolescentes de ambos sexos, también son características de mujeres jóvenes. Antiguamente se decía que las mujeres dejaban de ser Sota para pasar a ser Reina cuando se casaban o eran madres, evidentemente hoy en día la edad que marcaba esos tiempos se ha retrasado mucho, si antes la media de edad para ser madre por primera vez estaba en la veintena, ahora se ha retrasado una década, situándose en la treintena. Además el concepto de matrimonio ha cambiado mucho, dándose distintos tipos de emparejamiento que no necesariamente implican matrimonio (por ejemplo: hay parejas cuyos miembros viven cada uno en su propia casa porque así lo han decidido, pero eso no quiere decir que no sean tan pareja como un matrimonio convencional).

Esto plantea un interesante dilema. Puesto que una mujer de veintiocho años, por poner un ejemplo, puede que no sea madre aún (quizás no lo sea nunca), pero eso no es óbice para que no sea una persona madura y que se comporte de forma adulta (exceptuando los casos de “eternas adolescentes” que no madurarán aunque tengan setenta años). Así que, ¿qué carta la representa: Sota o Reina?

Muchas personas pueden sentirse desconcertadas ante el rumbo que debe tomar una lectura ante las cartas de la Sota y de la Reina. ¿Hablan de una mujer madura o de una joven o incluso de una adolescente? Creo que sólo el criterio de quien está leyendo las cartas debe prevalecer, la experiencia y la intuición nos dirán qué opción es la correcta. Y no hay que olvidar otro segmento también importante: las mujeres que ni se casan ni tienen hijos (segmento en el que estoy cómodamente instalada yo), también nosotras, a nuestro pesar, cumplimos años… ¿seremos siempre Sota, puesto que no nos casamos ni tenemos hijos?

Esto da la idea de lo erróneo que puede llegar a ser hacer del Tarot algo rígido y matemático. Si decimos que: “sólo las mujeres que tienen hijos pueden ser representadas por las Reinas”, muchas mujeres se quedarán fuera de esta definición. Y puede suceder que nos encontremos con octogenarias que, por no haber sido madres, sean siempre Sotas, es decir: adolescentes y jóvenes. ¡Qué bien, la fuente de la eterna juventud! Seamos más flexibles con el Tarot y no acotemos rígidamente los significados.

El palo al que pertenece la carta ya nos da algunas pistas, por poner solo un ejemplo, la Sota de Oros nos puede hablar de un adolescente o joven que afecta en el ámbito económico al consultante. Puede que sea un empleado o alguien que esté a su cargo. La Sota de Copas afectará más concretamente en el ámbito de los sentimientos o en el familiar. Podría ser hija, nieta, etc.

El Caballo o Caballero, como se prefiera, nos habla de un hombre que abarcaría las etapas comprendidas entre la juventud y primera madurez. Aunque cada palo nos va a indicar características específicas que le sean propias, en general es una carta de movimiento y acción; cosa lógica si se tiene en cuenta que en las etapas de la vida que encarna el Caballo, es cuando se despliega mayor actividad en todos los ámbitos de la vida. Sería la época en la que se conquistan cosas, cuando se empieza la persona a formar: como profesional, como padre, como pareja, como persona con criterio y vida propia… Se sientan las bases del modo de vida.

La Reina será, como ya hemos visto anteriormente, la mujer adulta y madura. Podrá ser la madre, pero también la jefa o la tan temida suegra, cumplirá distintos roles según el palo al que pertenezca y el lugar que ocupe en la tirada, así como la naturaleza de la misma. Por supuesto, sus características de personalidad serán muy distintas por el palo, no es lo mismo la dulzura y comprensión de la Reina de Copas que la frialdad analítica de la Reina de Espadas. El palo y el contexto siempre serán determinantes.

El Rey es la madurez en el hombre, pasada ya la edad más activa del Caballo, llega el momento de “sentar la cabeza” y de actuar basándose en la experiencia que se adquirió en la etapa anterior. Es el momento de la vida en el que se comienzan a recoger los frutos sembrados anteriormente. Su sabiduría le otorga unas características concretas que hacen de él una figura de autoridad: el padre, el jefe, el gobernante, etc. Siempre, sin perder de vista el palo que representa, evidentemente.

Evidentemente, cada uno percibimos el Tarot a nuestra manera particular. Para muchas personas, las Cartas de la Corte representan exclusivamente personas, en cambio para mí tienen ese doble significado, por una parte sí que veo en ellas características arquetípicas de personalidades, pero también veo en ellas situaciones concretas como en todos los Arcanos Menores. Por supuesto, estas son apreciaciones que cada uno deberá decidir según su propio criterio.

Las ilustraciones son una combinación del Tarot Rider-Waite-Colman y del della Rocca.

2 comentarios:

  1. Muy sencilla y clara la explicación me aclaro algunas dudas. Gracias Mil.

    ResponderEliminar
  2. Hola Francina

    Me alegra saber que te ha resultado útil, realmente estas son sólo unas indicaciones muy elementales, la idea es que a partir de estas nociones cada persona investigue profundice más.

    Un saludo y gracias a tí por tu comentario

    ResponderEliminar